¿Cómo Se Aprende El Español En México?

John es un estudiante proveniente de Inglaterra y él con su novia están viajando y aprendiendo el
idioma español y la cultura y costumbres de México. El está muy interesado en comprender el
lenguaje coloquial de los jóvenes mexicanos y se muestra ansioso por comprender el argot y el
significado de las expresiones más usadas en México.
Todo comenzó con la explicación de la mundialmente famosa palabra “wey”

Después de dos semanas de estudiar el pretérito e imperfecto, este inteligente joven Inglés, consiguió
unir el argot popular mexicano con los tiempos del pasado para recrear una historia muy simpática:
LOS TACOS TÓXICOS
En la isla de Filipinas donde viajé hace un mes con la chica que es mi taco de ojo, Kayleigh, muchas
personas decían sobre una gran taquería donde se pude comprar tacos de pescado chingones los cuales
hacen agua la boca.

Un día, necesitamos ir para sacar alguna lana del cajero al lado de la taquería, y se me prendió el foco y
pensé que ¡podemos matar dos pájaros de un tiro! ¡Tenía muchas ganas de probar los tacos tan
populares! ¡qué chido!

Después de pedír la comida, le pregunté Kayleigh ¿mochate no? Ella respondió ¡órales!
¡Entonces, probamos los tacos y cotorreamos por veinte minutos más o menos en el restaurante, y de
repente, me di cuenta de que me puse colorado! Kayleigh me preguntó, «¿qué onda guapo?» y
respondí «no me siento bien».
En este momento, miré a Kayleigh y vi qué tenía una cara muy roja también. Tampoco supimos qué
pasaba, pero las erupciones estaban creciendo rápidamente a través de nuestros cuerpos y bien
sacados de onda teníamos mucho miedo.
«¡Fíjate! Necesitamos ir al hospital, pero como de rayo!» Le dije. En el hospital la doctora dijo que
comimos tacos tóxicos, porqué el atún en los tacos estaba mal y antihigiénico. ¡Qué mala onda!
Necesitábamos una inyección enseguida, y diez minutos después estuvimos normales de nuevo.
Pero, esta noche, tuvimos pesadillas y dormíamos muy mal, y el próximo día, me levanté tarde sin
embargo normalmente me levanto con el gallo. Cuando Kayleigh despertó, ella dijo «estoy molida y
pegada a las sabanas».
Fuimos a la taquería y dije «¿qué te pasa calabaza?, ¡te pasaste de lanza.! ¡Qué poca! ¡La regaste!»
Durante una semana estuvimos mal, nos sentíamos del nabo y teníamos miedo qué pasaría otra vez.
¡Pero, afortunadamente no ha ocurrido y ahora estamos en la tierra de los tacos chingones!
John Books
Silvia de la Torre

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.